"Jesús nos ha dado un nombre a cada uno de nosotros y nos ha puesto en un camino"

"Me gustaría que cada uno de nosotros recordara la primera llamada, cuando Jesús nos dio un nombre, la primera vocación, el primer amor, y que lo conjugara en todas las músicas de la vida. Jesús nos ha dado un nombre a cada uno de nosotros y nos ha puesto en un camino, un camino de consagración: en la vida de la familia y en la familia consagrada. Un camino para donarle a Él y a nuestros hermanos en Su nombre”. Estas son las palabras que el Papa Francisco dirigió a los grupos de Consagrados y de recién casados y parejas que celebran sus bodas de oro y de plata, que le recibieron el 9 de septiembre de 2017 delante de la Nunciatura Apostólica de Bogotá, en Colombia.

"Entonces, cada vez tenemos que conjugar de nuevo ese nombre en cada situación que vivimos. Cuando Jesús nos llama y nos da el nombre, no nos da un seguro de vida, porque hemos de defender la vida con humildad, con la oración y mendigársela al Señor. Danos fuerzas, Señor, para que cada uno de nosotros pueda caminar por el camino que nos diste. Pero nadie tiene la seguridad de la perseverancia en ese nombre, hay que mendigarla. Y Él la da, porque nos ama, y quiere que nos quedemos, pero tenemos mendigársela. No lo olvidéis".

"Si queréis triunfar en la vida como quiere Jesús, mendigad, porque el protagonista de la historia es el mendigo, el protagonista de la historia de la salvación es el mendigo, el que cada uno de nosotros lleva dentro de sí".

El Señor es bueno y grande en amor

“La alegría del cristiano es un don que compartir”

"Un cristiano debe ser semilla buena y paciente"