“Sean canales de misericordia”

“Los aliento a abrir sus corazones y a dejarse plasmar por la misericordia de Dios. Así podrán ser a su vez instrumentos de la misericordia. Abrazados por el Padre misericordioso, que nos ofrece siempre su perdón, serán capaces de testimoniar su amor en la vida de cada día. Los hombres y las mujeres de hoy tienen sed de Dios, tienen sed de su bondad y de su amor”.

Así lo afirmó el Papa Francisco el 15 de noviembre de 2016, ante los participantes en una peregrinación a Roma de las diócesis de los Países Bajos.

Y también ustedes, como ‘canales’ de la misericordia, podrán ayudar a apagar esta sed; podrán ayudar a tantas personas a redescubrir a Cristo, Salvador y Redentor de la humanidad;

como discípulos misioneros de Jesús podrán ‘irrigar’ a la sociedad con el anuncio del Evangelio y con la caridad, sobre todo hacia los más necesitados y las personas abandonadas a sí mismas”.

"Los pobres nos llevan hacia la experiencia de la cercanía y de la ternura de Dios"

"Abrir el corazón y hacer nuestros los sufrimientos de quienes se ven apartados de la sociedad"