"¿Cómo se enfría en nosotros la caridad?"

"¿Cómo se enfría en nosotros la caridad?" ¿Cuáles son las señales que nos indican que en nosotros existe el peligro de que el amor se apague?". Esta es una de las preguntas que se plantea el Papa Francisco en el mensaje para la Cuaresma 2018.

"Lo que apaga la caridad ante todo es la codicia, la "raíz de todos los males" (1 Timoteo 6:10); le sigue el rechazo de Dios y, por lo tanto, de encontrar consuelo en él, prefiriendo nuestra desolación al amparo de su palabra y de los sacramentos. Todo ello se convierte en violencia que se vuelve contra aquellos que se consideran una amenaza para nuestras "certezas": el niño por nacer, los ancianos enfermos, el invitado de paso, el extranjero, pero también el prójimo que no corresponde a nuestras expectativas.

El amor también se enfría en nuestras comunidades: en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium he tratado de describir los signos más evidentes de esta falta de amor. Que son: la pereza egoísta, el pesimismo estéril, la tentación de aislarse y participar en continuas guerras fratricidas, la mentalidad mundana que conduce a tratar sólo con lo que es aparente, "reduciendo de este modo el celo misionero".