"La misión de la Iglesia está bajo el signo del ‘ir’"

"La multitud, marcada por el sufrimiento físico y la miseria espiritual, constituye, por así decirlo, 'el entorno vital' en el que se lleva a cabo la misión de Jesús, hecha de palabras y gestos que sanan y consuelan. Jesús no vino a traer la salvación en un laboratorio; Él no predica como si estuviera en un laboratorio, separado de la gente: ¡está entre la multitud! ¡en medio de la gente! Pensad que la mayor parte de la vida pública de Jesús estuvo en los caminos, entre la gente, para predicar el Evangelio, sanar las heridas físicas y espirituales. Esta multitud, de la que el Evangelio habla muchas veces, es una humanidad llena de sufrimientos".

"Estas fueron las palabras del Papa Francisco, el 4 de febrero de 2018, durante el Ángelus en la Plaza de San Pedro.

"El anuncio del Reino de Dios por Jesús encuentra su lugar precisamente en el camino. A los discípulos que le buscan para traerle de vuelta a la ciudad, ¿qué les responde Jesús? "Vamos a otra parte, a las aldeas cercanas, para que yo proclame el Evangelio allí también". Este ha sido el camino del Hijo de Dios y este será el camino de sus discípulos. Y este deberá ser el camino de todo cristiano. El camino, como lugar del anuncio gozoso del Evangelio, coloca la misión de la Iglesia bajo el signo del “ir”, la Iglesia en camino, bajo el signo de “movimiento” y nunca de la inmovilidad.