"Se ve bien sólo con la cercanía que da la misericordia"

“La Palabra, el Pan y los pobres: pidamos la gracia de no olvidar nunca estos alimentos básicos que sustentan nuestro camino". Porque la Palabra es "la brújula para caminar humildes, para no perder el camino de Dios ni caer en la mundanidad" . En el "Pan eucarístico", en la Eucaristía, es donde se encuentra la Iglesia, "no en la palabrería ni en las noticias". Y por tanto en los "pobres", en el cuerpo y en el espíritu, recordando que "Jesús en el mundo siguió el camino de la pobreza". Así "de la Eucaristía a los pobres encontramos a Jesús" . Este es el mensaje que transmitió el Papa Francisco a los 40.000 fieles reunidos el domingo 1 de octubre de 2017 en el estadio Dall'Ara para asistir a la misa que marcó el punto culminante de su visita pastoral a Bolonia.

La primera reunión fue con los invitados del centro regional de Via Mattei, "nuestra pequeña Lampedusa", como dice siempre Zuppi. El Papa, que llevaba como ellos el brazalete de identificación amarillo, saludó uno por uno a los cientos de emigrantes que se encontraban en el lugar y junto a ellos al personal de asistencia.

"Muchos -comentó- os conocen y tienen miedo. Ese miedo hace que se sientan con derecho a juzgar y hacerlo con dureza y frialdad incluso pensando en hacerlo bien. No, no es así. "Se ve bien sólo con la cercanía que da la misericordia". Luego pidió que el fenómeno de la emigración se administrara con "visión" e "inteligencia" para evitar "distorsiones o explotación", solicitando la apertura de "corredores humanitarios" para "evitar expectativas insoportables y tiempo perdido que pueden provocar ilusiones".

Yo moraré para siempre en la casa del Señor

La viña del Señor es la casa de Israel